Los mercados en tus manos / Markets close enough to touch

BroadMarket

Unas reflexiones sobre las propuestas de solucion de la crisis

jueves, 21 de mayo de 2009 by Luis


Llevo ya una temporada conteniéndome, leo y oigo muchas cosas que me irritan en los medios de comunicación y también algunas en la blogosfera. Pero hoy a llegado a mis manos un post sobre "la reforma laboral" que me parece una falta de respeto y un insulto principalmente a los sindicatos y también a los trabajadores y en general a toda la sociedad civil. Se puede dar una opinión con respeto y humildad, sin que sea necesario ese derroche de prepotencia que causa la impresión de que quien opina se encuentra en posesión de la verdad absoluta. No obstante es un post más o una opinión más en referencia a este tema concreto, de las muchas que se pueden leer y escuchar en los medios de comunicación, la mayoría de ellas en el mismo sentido.
Estoy cansado de escuchar la misma receta para la resolución de casi cualquier problema. La reforma laboral es la receta mágica que va a solucionar la crisis económica, también era la receta mágica que nos propusieron en 2001 para solucionar no se que problemas inexistentes entonces. Siempre es la misma medicina para cualquier enfermedad del sistema, no salimos de la congelación salarial total o parcial, de la flexibilización del mercado laboral y de la contención del gasto público. Estas son las tres medicinas mágicas a las que acuden siempre, tanto en épocas de bonanza como de crisis económica.
Pero al margen de que siempre ofrecen la misma solución, deben pensar que somos idiotas. De lo contrario, después de dos décadas vendiéndonos la historia de la moderación salarial y de la contención del gasto público como garantía de la estabilidad y del crecimiento económico, no se atreverían a insistir en las mismas ideas de siempre, y mucho menos después de que un buen número de Estados de Europa han tenido que inyectar dinero público en el sistema financiero, dinero que también contribuye al incremento del déficit público. A EE.UU lo vamos a dejar al margen, esto ya no tiene nombre, sobre todo después de las penitencias que impusieron a algunos países que por desgracia sufrieron profundas crisis recientemente. No me quiero ni acordar de las recetas que les ofrecía el FMI, recetas que por cierto ni se les pasa por la cabeza aplicarse a si mismos.
Pero esta vez SE EQUIVOCAN, no somos idiotas, la sociedad todavía no ha expresado lo que siente respecto a esta crisis, aún no se ha manifestado al respecto, pero sin duda alguna terminará por hacerlo dada la gravedad de la situación y las enormes tomaduras de pelo a la que nos han sometido. No cuentan con que se han excedido, se les ha ido la mano, se han pasado tres pueblos, no hay calificativos.
Los distintos gobiernos de los diferentes países afectados lo saben, quizás ese sea el motivo de esa pasividad o de de la falta de ideas o soluciones. Son conscientes de que no hay una solución para este problema de la mano de las políticas económicas. Al menos no la hay para países que como el nuestro se han visto envueltos en una burbuja inmobiliaria cuyos perniciosos efectos van a durar décadas. Ahí está el ejemplo de Japón.
Ahora lo que sucede es que estamos en una primera fase en la que una vez más los de siempre juegan con la creencia de que las mentiras a base de repetirlas se convierten en dogmas y que tarde o temprano acabaremos resignados y aceptaremos la solución que ofrezcan. Lo adornan, lo embadurnan de mil y una formas, pero ya no hay quien se lo trague. Estamos todavía muy lejos de la resolución de la crisis, y si no me equivoco en esta ocasión la sociedad civil no va a tolerar más vueltas de tuerca. Pero quizás no esté tan lejos, ya se ha empezado a oír alguna voz planteando soluciones que pueden parecer extrañas , anticuadas o como quieran calificarlas, soluciones que a algunos ni se les pasan por la cabeza, pero que ya veremos si no tienen que terminar por implantarlas.
No más generaciones pérdidas, no para que unos cuantos se apoderen de lo que con tanto esfuerzo hemos conseguido entre todos, y mucho menos para que al final acabe pagando el Estado. Para eso es mejor que lo disfrutemos todos.



Filed under having  
.


.

Powered by Blogger