Los mercados en tus manos / Markets close enough to touch

BroadMarket

El final del Capitalismo, el principio de una Nueva Era

lunes, 21 de junio de 2010 by Luis

La actual crisis económica y financiera  ha sido calificada por algunos economistas como una crisis sistémica, y como tal conlleva el final del Capitalismo y el nacimiento de un nuevo sistema económico.

En el sistema capitalista las empresas luchan por aumentar la producción y reducir los costes, lo que se consigue a través de la sobreexplotación de los recursos naturales y de la mano de obra, así como a través del aumento de la productividad que genera la permanente  innovación tecnológica. Ahora bien, ante la disminución de la demanda, el Capitalismo ha recurrido, especialmente a partir de los años ochenta,  a la medicina del crédito masivo, que  a la larga ha resultado ser un remedio peor que la enfermedad, puesto que ha generado una espiral de endeudamiento. En este sentido, la propia dinámica del Capitalismo, el nivel de intensidad de  la actividad económica que lleva implícita, sus consecuencias, y sus recurrentes crisis financieras serian las causas que llevan a su desaparición.

No es mi intención extenderme en analizar en profundidad las causas que llevan a la extinción del sistema capitalista. Pero en todo caso, se percibe con claridad  que es necesario  un nuevo proyecto o sistema, una nueva política económica y una nueva clase, que organicen  el mercado en función de los intereses de quienes generan la riqueza y del conjunto de la ciudadanía. Es también necesario que surja una modalidad de asociación empresarial que conduzca económica y políticamente a un  proceso de acumulación en función del bienestar social y no del funcionamiento del capital. De ello se deduce que los efectos de su desaparición se extenderían además de al orden económico, también al político y social.

En el orden económico pasaríamos de un sistema de desarrollo constante y bastante previsible a un sistema volátil, con mercados impredecibles en los que el rápido se come al lento en vez del grande al pequeño, con una organización de la producción flexible y ajustada. En este nuevo orden económico también cobraría  fuerza el trabajo en equipo, el liderazgo compartido en contraposición a la verticalidad  actual y una alta cualificación de las fuerzas del trabajo a las que se les va a valorar más por su rapidez para adaptarse a las nuevas necesidades  que por sus habilidades adquiridas.

En el orden político y social, el poder dejaría de tener el significado peyorativo con el cuál muchas veces se lo identifica, como dominio y fuerza ejercida sobre otro,  para transformarse en un concepto altamente positivo y constructivo. Asistiremos a una nueva etapa llena de esperanza, de sueños, con grandes transformaciones,  en la que cobran vida la originalidad,  la creatividad, la libertad individual y colectiva, la fraternidad y el altruismo.

Se puede pensar que todo lo anteriormente expuesto  suena, de una parte, apocalíptico, y de otra, un tanto utópico. Sin embargo una visión analítica desde una perspectiva de  largo plazo referente a  la evolución  de los mercados  confirmaría  ese escenario apocalíptico en el orden económico, que podría perfectamente  traducirse en la  utopía descrita en  el orden político y social.

Es en este marco en el que hay que considerar mis  previsiones de largo plazo,  reflejadas en los  análisis del Índice General de la Bolsa de Madrid y del Índice Nasdaq, ya publicados hace bastante tiempo y  que actualizaré  próximamente.

Filed under having  
.


.

Powered by Blogger